Las listas más pacientes

Las listas de espera sanitarias del sistema público de La Rioja no gozan de buena salud. O al menos de la salud de hierro con que las presenta la Administración. Admitido que de la lectura de las estadísticas oficiales se desprende una interpretación bien diferente -de hecho, aparecen como unas de las menos abultadas y con menos días de demora del país-, la realidad que percibe el ciudadano, aun carente de todo valor científico, es bien distinta. Las quejas de los usuarios son tan recurrentes como amplia es la 'literatura' oral popular sobre los ardides de la administración sanitaria para camuflar cifras, escamotear citas, esconder pacientes, diferir operaciones... para maquillar, en una palabra, las listas. Una estrategia, la del maquillaje, cuya existencia avalan en privado no pocos profesionales sanitarios a los que estas esperas forzosas afectan en el nivel inmediatamente inferior a lo que desespera a los enfermos, a quien en la mayoría de las ocasiones ni siquiera alguien ofrece una explicación solvente. Las que hoy aporta el director del Área de Salud, José Miguel Acitores, que se refieren a las dificultades para contratar sustitutos que cubran los descansos y vacaciones de los médicos, podrían servir para justificar una incidencia concreta en una breve coyuntura, nunca para desentrañar las causas de un crecimiento progresivo, y en algunas especialidades cronificado, de las listas más pacientes, las listas de espera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos