¿Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN?

MARCELINO IZQUIERDO

Era el año 1979 cuando, en plena Transición, el Ministerio de Cultura prohibió la distribución y venta de 'El libro rojo del cole'. El ensayo pedagógico fue denunciado por la Federación de Padres de Familia porque, en su opinión, «estaba redactado intencionalmente para minar los principios de la democracia y el respeto por las instituciones sociales: familia y escuela». En realidad, había sido escrito en Dinamarca a raíz del Mayo del 68 por Søren Hansen y Jesper Jensen, si bien tardó casi una década en llegar a España. Muchos de los que entonces éramos universitarios nos lanzamos a quioscos y librerías en busca de algún ejemplar antes de que el embargo lo impidiera. La imagen de la Policía Nacional, días después, cargando fardos de libros en sus furgonetas supuso un ejemplo de lo que nunca más debería suceder en una España plenamente democrática. La tirada nacional se agotó en sólo 24 horas.

Cuarenta años después, una juez de Collado Villalba acaba de ordenar el secuestro cautelar del libro 'Fariña' (2015), ensayo en el que el periodista Nacho Carretero profundiza en la historia del narcotráfico gallego. La medida ha sido tomada a petición del exalcalde de O Grove José Alfredo Bea Gondar, quien demandó al autor y a la editorial por supuesta vulneración de su derecho al honor, ya que aparece citado por supuestos vínculos con el mundo de la droga. Como ya ocurrió con 'El libro rojo del cole', la edición también se ha agotado.

¿Y, a todo esto, qué ocurre con la libertad de expresión? Sin duda, durante los últimos años nuestro país está sufriendo un alarmante deterioro de este derecho fundamental, pilar básico de la democracia y la convivencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos