LEGAL, JUSTO, CONVENIENTE

CAUTIVO Y DESARMADO - PABLO ÁLVAREZ

Los niños musulmanes tienen derecho a tener enseñanza pública en su religión. No es que lo diga yo; lo decía la ley española, y lo ha reconocido la Justicia, y hace bien poco.

No es un caso de «yo creo y tú crees». Es la ley, recuerdan, eso que nos diferencia de las bestias y los separatistas catalanes. Eso que hay que cumplir porque estamos obligados, y porque es bueno que así sea. Así que dejemos de lado la discusión: ha de ser así, y punto.

Pero es que, además de ser legal, creo para mí que es además justo, y también conveniente. Si éste es un país que ha tomado la decisión de que sus escuelas tengan un hueco para la religión, ha de ser para todos, para la mayoría cristiana y para la minoría musulmana. Son los padres quienes deciden, básicamente con sus votos cada cuatro años, que eso es así. Si alguna vez se decreta que eso de las cruces y las medialunas ha de ser una extraescolar, pues cambiará el cuento. Pero por ahora, lo que es justo es justo. Porque no estamos hablando de pocos niños: son unos 3.000 sólo en Primaria, chavales que tienen los mismos derechos a ser educados en la religión que digan sus padres que los demás.

Es legal y es justo, pues. Pero también es conveniente. Esos 3.000 niños estudiarán una versión de la religión islámica que deberá ser aprobada por las autoridades educativas, con un profesorado también aprobado por esas mismas autoridades. Y aprenderán además que su religión es una cosa normal de este país, algo que se da en la escuela de todos, no algo que les distinga, les excluya y les aparte. Algo normal, vamos. No me digan que no es conveniente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos