LARGA VIDA A LA JOTA

MARCELINO IZQUIERDO

Acaba de aprobar el Gobierno de La Rioja el decreto por el que se declara la Jota Riojana Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial (BIC). Coincide este reconocimiento con el centenario de Purita Ugalde 'La Riojanita' (Logroño, 26 de noviembre de 1917), una de las intérpretes más reconocidas de este género musical tan arraigado y que inmortalizó una de las jotas más populares de la región, compuesta además por su esposo Agustín Novoa: 'En La Rioja no hay tranvía'.

Corresponde ahora a los riojanos y a sus autoridades impulsar la investigación y la divulgación de la jota, acervo folclórico que forma parte de nuestras señas de identidad, fomentar su conservación documental en cualquier soporte duradero y de fácil acceso y propiciar su transmisión intergeneracional como garantía de supervivencia entre las futuras generaciones.

Nacida en el siglo XVII, y extendida por buena parte de la geografía española como género musical en forma de canción o baile, la jota ha tenido en La Rioja notables intérpretes como Pepe Blanco, Antonio García, Óscar Alesanco, Teo Echaure o Fidel García, y temas populares mil veces tarareados: 'Riojano de pura cepa' (1880), 'La jota de Logroño' (1910) , 'En La Rioja los riojanos' (1945), 'En La Rioja no hay tranvía' (1953), 'En la Rioja nací' (1957)...

Y también habría que recordar a la gran intérprete jarrera Lucrecia Arana, ahora que se está conmemorando su 150 aniversario -¿pero no había nacido el 23 de noviembre de 1871 y no en el año 1867?-, en su faceta jotera. Para ella compuso el maestro Manuel Fernández Caballero la zarzuela 'Gigantes y cabezudos' (1898), con libreto de Miguel Echegaray, que incluye jotas -en este caso aragonesas- inmortalizadas por la tiple-contralto riojana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos