Fuera de juego

La imagen de doscientos alcaldes independentistas cantando 'Els Segadors' ante las instituciones comunitarias de Bruselas podrá haber enardecido el ánimo de los allí congregados y de sus seguidores más entusiastas en Cataluña, pero deja en evidencia la huida hacia delante en la que está sumida el secesionismo. Está claro el juego, apurar al máximo iniciativas que procuren la internacionalización de la reivindicación independentista en Cataluña mediante la denuncia de la conculcación de derechos y libertades que Pugidemont y los cuatro consejeros cesados junto a él encarnarían en un exilio voluntario. Los alcaldes que ayer viajaron hasta Bruselas creerán haber desempeñado su cometido público. Pero lo cierto es que están comprometidos con una causa que poco tiene que ver con los intereses inmediatos de sus convecinos. Una causa, la independentista, que continúa siendo una quimera minoritaria.

Fotos

Vídeos