OTRO JARDÍN

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ - EL TRAGALUZ

Es comprensible que el Gobierno de Navarra, atendiendo las demandas de los alcaldes de la Ribera, haya buscado una ruta alternativa a la ratonera en la que los camiones han convertido la carretera entre Tudela y Tarazona. En ese punto, el peaje de la AP-68 coincide con un hospital comarcal, una comisaría de la Policía Foral, un polígono, los accesos a varios institutos... Se trata de una zona muy parecida a la conformada por el peaje de la AP-68 en Haro, el que desemboca en la N-126.

En un espacio angosto confluyen todos los camiones de cuatro o más ejes obligados a tomar la AP-68 para evitar su paso por La Rioja con los que abandonan la autopista y se dirigen a la autovía A-68 (el tramo de la N-232 desdoblado por la administración foral). Como se puede imaginar, la densidad de vehículos pesados se ha incrementado hasta un nivel inadmisible, damnificando a esta zona por una medida que ni les va ni les viene, puesto que el desvío para reducir la siniestralidad de la N-232 sólo beneficia a La Rioja.

Así que Navarra ha pactado con Fomento 'trasladar' el acceso de Tudela a Castejón por la AP-15, con un coste para sus arcas de algo más de 800.000 euros hasta el 2029. Pero, como es lógico, reclama a La Rioja y al Ministerio que le compensen por ello.

El Gobierno regional no está obligado, en tanto no se modifique el convenio firmado con el departamento de De la Serna. Sin embargo, cuesta mucho pensar que ese estatus se mantenga y que, al contrario, más pronto o más tarde no se reciba una llamada de Madrid instando a reconsiderar el acuerdo.

Muy fina ha de andar la Administración riojana para poder escaparse de este nuevo jardín en el que se ha metido por no tener desdoblada la N-232.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos