IROS

CAUTIVO Y DESARMADO - PABLO ÁLVAREZ

Y de repente, el universo mundo se llenó de lingüistas. Sobre todo, el universo mundo de las redes sociales. Uno nunca hubiera sospechado tanta pasión por el idioma castellano, tan vilipendiado y tan pataleado en el feisbuk y el tuiter. Pero ya lo ven: la gente está ahí sobre todo para sorprenderte.

Claro que, en esta ocasión, el origen del pataleo y el culo en el que caen los puntapiés es uno de esos favoritos del troleo hispano: la Academia de la Lengua, primero, y el señor Pérez Reverte, segundo y sobre todo.

Lo dicho, no sabía yo que había tanto purista de la lengua, ni había oído yo nunca a tanta gente utilizar el imperativo 'idos' como desde que Reverte dijo que se aceptaba el 'iros'. Hay incluso quien defiende el 'íos', que es ya mucho defender.

En fin. Olvidan quienes critican este tipo de cosas que la lengua lleva haciendo eso desde que existe: degenerar y corromper, por la fuerza del uso y la mayoría, la que antes era considerada la manera fetén de hablar. Si no fuera así, seguiríamos hablando latín por las calles; o el idioma del que el latín se creó mediante degeneración, ya puestos.

Sí, la Academia lleva décadas recomendando 'idos', pero la gente no quiere usar 'idos', quiere 'iros'. Y lo quiere de un modo abrumador, y ya no sólo en el lenguaje vulgar, sino en prácticamente cualquier registro.

Y resulta que la lengua es de quienes la usan, en fin. Una institución como la Academia recoge y da cierto orden, pero es el uso en el tiempo el que decidirá si nos quedamos con el 'iros'. O si, ya puestos, el 'running' se queda o muere como el 'footing'. Tiempo al tiempo. Y menos lobos.

Fotos

Vídeos