Más infraestructuras

La inversión en infraestructuras continúa bajo mínimos en España y sin que el proyecto de presupuestos lo remedie significativamente. El caso de La Rioja es paradigmático. Las Cuentas del 2018 prevén un incremento de la inversión en infraestructuras de dos dígitos, pero sigue siendo inferior a la de 2016. No se ha recuperado más que una pequeña parte del terreno perdido: la inversión está en niveles del siglo pasado, representa apenas el 1,9% del PIB. Aunque el año pasado se incrementó la licitación pública un 38%, es un tercio de lo que se invertía en 2007. Durante el boom anterior a la crisis se cometieron abusos inversores, a veces en un marco de corrupción, pero la corrección de aquellos excesos no pasa por la parálisis. Porque la falta de recursos para infraestructuras nos hace perder competitividad y productividad así en La Rioja como en el conjunto del país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos