Incierto president

Cuando se cumplen dos semanas de las elecciones del 21-D, los partidos independentistas ya no ocultan su inquietud ante la actitud de Puigdemont, quien, además de mantener la embarazosa tesis de que sigue siendo el presidente de Cataluña, no explica cuáles son sus planes para volver a ser reelegido con los votos de las tres formaciones soberanistas. Junqueras, encarcelado, comparece hoy a petición propia ante el instructor del Supremo para tratar de lograr la libertad condicional, pero en todo caso pedirá su traslado a una cárcel catalana para conseguir más fácilmente permisos para acudir al Parlamento e incluso para ser investido. Es una tesis que se abre paso en ERC y en sectores del PDeCAT, el partido de Puigdemont. Todavía no está claro el papel que podrán desempeñar los ocho ausentes -tres 'exiliados' en Bruselas y cinco encarcelados- en la investidura y en el día a día parlamentario, pero en todo caso es impensable que Puigdemont obtenga las «garantías» de impunidad que reclama, y que son imposibles porque en España hay división de poderes y el poder político no decide la Justicia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos