Imprevisión en la AP-68

Avasa, la filial de Abertis concesionaria de la AP-68 hasta noviembre de 2026, acomete desde hoy la reparación de un tramo de 11 kilómetros entre Calahorra y Lodosa cuya súbita degradación, que ha sorprendido incluso a los responsables de la autopista, se relaciona directamente con el incremento del tráfico pesado procedente de la N-232 por imperativo de la DGT. Esta obligatoriedad, que afecta a los vehículos de cuatro o más ejes y que se hizo efectiva en diciembre, ha puesto en evidencia la falta de previsión de la concesionaria, que ha rubricado el acuerdo que le garantiza unos ingresos sustanciales a costa de las administraciones riojana y central sin, por lo visto, haber planificado contrapartida alguna. Contrapartidas derivadas de la circulación de los 4.000 vehículos pesados que cada día que utilizan obligatoriamente la AP-68 y que se suman a los turismos que hacen lo propio y a los que se sigue cobrando el mismo peaje sin atender al empeoramiento del servicio que se les ofrece a cambio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos