Hacia la igualdad salarial

La brecha salarial entre hombres y mujeres, que en España es todavía elevada, no tiene justificación. No hay razón alguna para que a igual trabajo no se perciba igual salario. Pero la equidad salarial avanza en Europa: en Alemania ha entrado en vigor una nueva ley que permite a las empleadas de empresas con más de 200 trabajadores conocer el sueldo medio de sus compañeros varones que ocupen un puesto similar. Y a primeros de año, empezaba a regir en Islandia una nueva ley que declara ilegal pagar menos a las mujeres que a los hombres. En España, durante el proceso de diálogo que el Ministerio de Empleo ha abierto con sindicatos y patronal, se ha puesto sobre la mesa la brecha salarial y, de momento, la propuesta gubernamental es la de hacer auditorías en las empresas de más de 250 empleados, algo insuficiente para los sindicatos (más del 99% de las empresas quedarían fuera de control). Hay que buscar una fórmula razonable que prohíba la discriminación y que sancione a quien la lleve a cabo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos