Iceta se precipita

Las declaraciones de Miquel Iceta en las que anunciaba que si los dirigentes independentistas investigados por el Supremo son condenados pedirá el indulto para ellos sonó ayer a gesto dirigido a la distensión con los secesionistas en campaña electoral. Como si pensara que sus palabras podrían contribuir a «cerrar heridas» desde ya. Iceta ha manifestado reiteradamente su crítica a la prisión provisional de los miembros destituidos de la Generalitat y de los 'Jordis' por considerarla desproporcionada. Pero, al hacer mención al indulto, no solo compromete al PSOE sino que, sobre todo, introduce un factor controvertido en cuanto al tratamiento que propondría en el caso de una eventual sentencia condenatoria, cuando ésta no se ha producido y tampoco se ha ultimado la investigación sobre la causa que se instruye. Iceta podía haberse limitado ayer a manifestar su disconformidad con el encarcelamiento, e incluso a exponer su punto de vista sobre la tipificación penal de sus actos como presuntos delitos de rebelión o sedición. Pero cayó en el error de querer adelantarse a los acontecimientos, aun desde la defensa de la presunción de inocencia, instalando así en la opinión pública como algo especialmente verosímil el supuesto de que los hoy investigados podrían acabar siendo condenados. De modo que, tratando de rebajar los ánimos de campaña, sumó a ésta factores negativos para los propios intereses de los socialistas catalanes y para el clima político en general.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos