Hábitos alimenticios

La fotografía sobre la dieta de los riojanos que recoge el informe 'El gasto en alimentos básicos 2017', de la EAE Business School (basado en datos del Ministerio de Agricultura), detecta un descenso en el consumo de frutas y verduras frescas preocupante y paradójico. Preocupante por el desplome, en los últimos cuatro años, en la ingesta de productos frescos de la huerta y por la tendencia que en ese mismo sentido se pone de manifiesto, que bien merecería una alerta sobre un nada saludable cambio en los hábitos alimentarios de la región. Y paradójico, porque los productos hortícolas, las verduras, las legumbres y las frutas han tenido un protagonismo en las despensas y cocinas de La Rioja tan sustancial a lo largo del tiempo, como corresponde a un territorio agrícola y rural, que cuesta aceptar la rotundidad de unos datos tan poco salutíferos. Mas, aunque es cierto que las conclusiones del informe se basan en datos recogidos a través de encuestas nacionales en las que la distribución demográfica penaliza a La Rioja por su escaso número de habitantes, no estará tampoco de más prestar atención a las costumbres alimenticias y poner el acento en la necesidad de potenciar la educación nutricional de los niños y jóvenes riojanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos