ME GUSTA LA NAVIDAD

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZ - EL TRAGALUZ

Muchísimo. Por varias razones. La fundamental, dado que pertenezco a esa tercera parte de la humanidad que profesa la religión cristiana, porque celebro el nacimiento de Jesús junto a mi familia y los amigos que nunca me fallan.

Pero también por los villancicos. Tienen para mí una carga emotiva muy profunda, aunque entiendo que deben ser un martirio para los trabajadores de los centros comerciales, que no sé cómo aguantan sus jornadas laborales torturados con popurrís en bucle.

Adoro la Navidad, pero no me gusta que a través de los anuncios de la televisión, de las cuñas radiofónicas, de la publicidad en los periódicos, de los escaparates... se someta a la presión de la felicidad a quienes se sienten infelices, bien por circunstancias vitales (la pérdida reciente de un ser querido), bien porque no están dispuestos a romper su voluntaria y solitaria rutina diaria.

Disfruto de la Navidad, porque no me estreso pretendiendo ser la mejor anfitriona del mundo. Me lo paso en grande decorando la casa, preparando las cenas y comidas, pero mi objetivo no es impresionar a los demás, sino hacer que todos estemos a gusto. Yo, la primera. Eso me da una tranquilidad enorme a la hora de organizarme. Si sale con barbas San Antón y si no, la Purísima Concepción. Con la cocina sin dar a basto, todos los fuegos en ebullición, el horno a 200 grados, el ambiente impregnado de los olores del cardo y los caracoles, y las bandejas dispuestas con los turrones, los polvorones, los mazapanes y las guindas al marrasquino.

Me encanta la Navidad y por eso no me reprimo de desearles a todos unas felices pascuas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos