Guerra absurda

El Departamento de Comercio estadounidense anunció el jueves la suspensión a partir del 1 de junio de la exención temporal a la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio de la UE, Canadá y México. La justificación ha sido la seguridad nacional -un argumento absurdo porque los perjudicados son aliados y no enemigos estratégicos- y el hecho de que la amenaza se haya formalizado ahora se debe a que las negociaciones en curso no han dado los resultados esperados. Bruselas explicó que la medida aprobada por EE UU afecta a exportaciones de la UE por valor de 6.400 millones de euros y anunció que el mismo viernes se iniciaban los procedimientos legales ante la Organización Mundial del Comercio, al mismo tiempo que se ponía en marcha la aplicación de aranceles a las importaciones de productos estadounidenses. Trump esgrime el proteccionismo como medio para asegurar el empleo, algo que los economistas niegan. No sólo porque las represalias contrarrestarán las hipotéticas ventajas sino porque al encarecerse productos intermedios, las manufacturas estadounidenses serán menos competitivas. La demagogia nunca fue buena consejera en economía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos