Los Goya, con la mujer

La revista norteamericana 'Time' nombró 'persona del año' 2017 a las mujeres que rompieron el silencio y se atrevieron a denunciar el acoso sexual lanzando la campaña #Metoo, que derrumbó del pedestal al productor de Hollywood Harvey Weinstein y, por contagio, a muchos otros desaprensivos varones que se habían aprovechado de su posición. Aquel fenómeno tuvo resonancia global, planetaria, y no es extraño, sino al contrario, que los Premios Goya, que representan al cine español, se hayan hecho eco de esta poderosa corriente, que defiende no sólo la dignidad de las mujeres, sino también su ascenso definitivo a la igualdad. Porque en el cine, como en la vida real, también funciona la discriminación laboral y salarial de género. El cine, el teatro, el arte en general no tienen sentido si no se conectan estrechamente con las aspiraciones sociales, con las inquietudes y las pasiones de la comunidad. De ahí que la fiesta anual de nuestros cómicos haya hecho intenso hincapié en el cierre de las brechas que todavía postergan a la mitad de nuestros artistas. La gala premió el buen cine y defendió unos valores que han fundido a la Academia con el conjunto de la sociedad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos