Gobernar de otra manera

Dijimos que seríamos un Gobierno que representaría a una mayoría y me atrevo a afirmar que un gran número de arnedanos, al margen de sus inclinaciones ideológicas, se sienten representados por su Gobierno municipal

JAVIER GARCÍA IBÁÑEZ ALCALDE DE ARNEDO

Gobernar de otra manera y para la mayoría. Ese fue nuestro lema hace tres años. Y lo estamos cumpliendo. El Gobierno que lidero ha impulsado una nueva forma de entender la política, siendo el primero en la historia que rinde cuentas en asambleas abiertas de vecinos, que impulsa foros de asociaciones para escuchar propuestas, o establece horarios de atención directa en el Ayuntamiento sin cita previa, incluso por las tardes. También estamos presentes de una manera constante en los actos y actividades en los que se nos requiere, apoyando a nuestro tejido social y pisando calle día a día cerca de nuestros vecinos.

Desde esa óptica, estamos atendiendo a las personas de manera prioritaria. Programas como el servicio de comidas a domicilio, que implementan la autonomía personal de nuestros mayores y dependientes con casi 60 usuarios hoy, programas de ayudas para libros de texto en primaria, secundaria y segundo ciclo infantil con más de 400 familias atendidas este año, el impulso de la cultura y el empleo así como atendiendo nuestros barrios con actuaciones muy demandadas y necesarias. Nos estamos ocupando, primordialmente, de mantener y mejorar nuestras infraestructuras, eliminar barreras arquitectónicas, mejorar y ensanchar los servicios públicos y actuar en un casco antiguo olvidado demasiados años.

La recuperación de patrimonio es otro pilar. Nunca antes se hizo tanto en recuperación de nuestra memoria e historia a través de la mejora de nuestro patrimonio histórico, con el complejo de la Cueva de los 100 Pilares y la consolidación de nuestro castillo como exponentes máximos. Obras ambas que han sido proyectadas, acordadas, presupuestadas y ejecutadas en este mandato. Además, hemos hecho crecer un 30% el turismo en lo que va de mandato, potenciando nuestros recursos gastronómicos, naturales y sociales. Arnedo suena alto y claro, siendo referente en muchos ámbitos, generando riqueza y empleo.

Como alcalde de la ciudad quiero transmitir que siento orgullo de lo que somos. Arnedo es hoy una ciudad mucho mejor que hace tres años. Única cabecera de comarca que crece en población, que mejora los servicios públicos, haciéndolos asequibles para todos, que crece turísticamente, que ha vuelto a niveles de desempleo de hace doce años (9,31%) y que proyecta una imagen de modernidad, de activismo y de futuro, con el calzado como exponente de nuestra economía, y que tiene que ocupar el lugar que merece en nuestra región. Afirmo esto desde la evidencia empírica que me ofrece salir fuera de la ciudad y constatar la admiración y respeto que se nos profesa. Un dinamismo, el nuestro, fuera de toda duda y reconocido por todos.

Deseo transmitir un mensaje claro: las ganas, la ilusión, el gran esfuerzo y el trabajo intenso que realiza todo mi equipo está dando sus frutos. Estamos consiguiendo inversiones para la ciudad de otras administraciones porque tenemos un talante de diálogo y negociación continua. Nuestro objetivo es Arnedo y sus vecinos, y ello nos invita a dejar de lado el enfrentamiento y conseguir recursos para nuestra ciudad. Vinimos a romper viejas estrategias políticas de confrontación, distanciamiento con los vecinos, falta de escucha activa y desarrollo de proyectos sin contar con la opinión de los ciudadanos.

Gobernamos con cercanía, humildad, rigurosidad en la gestión del dinero público y transparencia en la toma de decisiones. Continuamos este camino con una hoja de ruta clara, que se traduce en un modelo de ciudad que nos sitúa en un momento muy positivo. Dijimos que seríamos un Gobierno que representaría a una mayoría y me atrevo a afirmar que un gran número de arnedanos, al margen de sus inclinaciones ideológicas y/o políticas, se sienten representados por su Gobierno municipal. Porque gestionamos sin sectarismo, huyendo de la bronca partidista, tomando decisiones en base al sentido común y aplicando una máxima: representamos a todos los arnedanos, los que nos votaron y los que no, y a ellos nos debemos.

Queda un año de mandato. En política, un año es mucho tiempo. Nadie duda hoy que Arnedo está mejor que hace tres años, pero quedan proyectos por desarrollar. Mi equipo se centra en consolidar el rumbo que marcamos en 2015, en seguir cerca de los problemas de los vecinos y en la mejora continua de la ciudad. Porque una ciudad que crece está ante el reto de dar respuesta a ese crecimiento, lejos de autocomplacencias, como lo estamos haciendo a través del Plan Estratégico Arnedo 2035. Un proyecto que nace de la convicción de que, como alcalde, no puedo centrarme solo en mi tiempo, sino poner luces largas y sentar las bases de una ciudad de futuro.

Porque los cambios y los retos se afrontan con éxito cuando se reflexionan en momentos positivos, sin la prisa que te exige una situación de emergencia. En ello estamos, trabajando con determinación, altura de miras y claridad de proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos