Un gesto para el 'brexit'

La Unión Europea debe mantener una postura firme para dar solidez y evitar otras futuras marchas

El Reino Unido publica hoy un documento que fija la posición británica con vistas a la tercera ronda de negociación con Bruselas sobre el 'brexit' que deberá comenzar a finales de mes. El escrito indica que Londres mantendría al menos durante tres años una unión aduanera temporal que facilitase el comercio, periodo que comenzaría a contar a partir del divorcio formal en 2019. Según el Gobierno británico, el plan consistiría en acordar un «periodo transitorio» de «asociación cercana», en el que el intercambio de bienes sea «lo más libre y sin fricciones posible» y que permita al mismo tiempo «negociar nuevas y audaces relaciones comerciales en todo el mundo». Al tiempo, este periodo transitorio otorgaría tiempo a las partes para terminar de diseñar una futura relación comercial «lo más fluida posible para los importadores y exportadores». Es evidente que semejante pretensión significa que se han impuesto los partidarios del 'brexit' blando frente a la línea dura, posición que el resto de los socios comunitarios debe contemplar con cautela. En concreto, esta sugerencia significa que Bruselas tendrá que mantener la firmeza frente a la pretensión inaceptable de que la salida de la Unión no tenga consecuencias en la práctica. De momento, Bruselas ha reaccionado con frialdad ante el nuevo plan. Un portavoz de la UE manifestó que ha «tomado nota de la solicitud», si bien se ocupará de ella solo cuando se haya «avanzado lo suficiente en los términos de la salida ordinaria». «Un acuerdo sobre la futura relación entre la UE y Reino Unido sólo puede abordarse una vez que Reino Unido se haya convertido en un tercer país», añadió. Los 27 socios de los británicos están firmemente decididos, con una unanimidad sorprendente, a que el abandono de la UE no salga gratis a Londres, en parte porque esta posición da solidez a la Unión, y en parte también para que las hipotéticas ventajas que Londres pudiera obtener con esta operación no seduzcan a otros países de la periferia de la Unión. Lo que no impide que prospere la evidencia de que tanto al Reino Unido como a la UE no les conviene adoptar medidas que interrumpan los negocios bilaterales que benefician a todos.

Fotos

Vídeos