LA OLA DE FRÍO Y NIEVE DE 1918

MARCELINO IZQUIERDO - EL CRISOL

Advierte la Agencia Estatal de Meteorología de que, tras este otoño sempiterno que ha experimentado La Rioja durante la Navidad, llega ahora un frente frío que desde hoy dejará temperaturas bajo cero en las cotas más altas de La Rioja. Pese a Donald Trump, el cambio climático sigue avanzando inexorablemente.

Pero, para invierno severo, el que sufrió la entonces provincia de Logroño en diciembre de 1917 y enero de 1918, hace justo cien años. Sin duda, una de las más terribles olas de frío y temporal de nieve que se registraron a lo largo del siglo XX. Los primeros copos tiñeron de blanco casi toda la Península Ibérica días antes del Sorteo de Navidad y los rigores glaciales no remitieron hasta el día de San Raimundo de Peñafort, patrón de los abogados.

Según los registros del Observatorio Meteorológico del Instituto Sagasta, dirigido entonces por el insigne Joaquín Elizalde, el 30 de diciembre el termómetro cayó hasta los 16 grados bajo cero y el 1 de enero, la capital tuvo una mínima de -14º.

No dejaría de ser anecdótica la ola de frío polar si no fuera por las pésimas condiciones que soportaba la mayor parte del vecindario. La denominada pobreza energética era, hace cien años, un mal endémico, por no hablar de los cientos de logroñeses que malvivían bajo los puentes, en descampados o en plena calle. No existe un cálculo exacto, pero fueron decenas, si no cientos, los seres humanos que perdieron la vida a consecuencia de aquel desplome térmico. La hemeroteca de Diario LA RIOJA así lo confirma.

Meses más tarde, una nueva desgracia diezmaría la población riojana, aunque esta vez en forma de epidemia: la mal llamada gripe española (spanish flu). Pero esa es otra historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos