Eje franco-alemán

Razones históricas, políticas y económicas han hecho del eje franco-alemán el motor de la Unión Europea, por lo que el encuentro de ayer entre Merkel y Macron permite calibrar las expectativas de avance de la integración continental. Merkel, de acrisolado europeísmo, es sin embargo menos audaz que su colega francés en las reformas. Ambos coinciden en la necesidad de avanzar en la unión bancaria. En cambio, Merkel ha pasado de puntillas sobre otras propuestas estrella del presidente francés, como la creación de un ministro de Economía comunitaria o la dotación de un Presupuesto común. Y ha recordado que la ayuda europea y el esfuerzo de cada país han permitido que Irlanda, Portugal y España salieran airosamente de la crisis. El federalismo europeo está aún muy lejos, pero el proceso de integración sigue en marcha, lo que es una buena noticia para quienes, europeístas convencidos, creemos que la UE nos fortalece y preserva nuestras libertades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos