La foto del desempleo

La fotografía de la realidad sociolaboral de La Rioja en el que se tiene ya por escenario de salida de la crisis económica evidencia la incapacidad de la región para recuperarse de las graves heridas que aquella infligió en el empleo. Frente a otros indicadores, como el PIB, que han sido capaces de remontar a dígitos incluso superiores a la etapa precrisis, la tasa de desempleo sigue demasiado lejos de aquel 6,9% que marcaba un paisaje laboral idílico y casi estructural del que La Rioja se ufanaba en el 2008. 2017 cerraba con el 11,49% , que son casi 17.500 parados que se distribuyen por casi toda la región de manera similar a como lo hacían hace una década. En eso, la crisis no ha cambiado nada de una relación lógica: a mayor número de habitantes, mayor tasa de paro. El reto que tienen las administraciones es obligado. El empleo, lo revela el CIS, vuelve a ser la primera preocupación de los ciudadanos porque la crisis se ha cebado con él tanto en lo cuantitativo como en el deterioro de su calidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos