Una fiscalía para Europa

El pleno del Parlamento Europeo aprobó ayer la creación de una Fiscalía europea dedicada a la lucha contra el fraude, que podrá investigar y procesar a los acusados de delitos contra los intereses financieros de la UE, competencias hasta ahora reservadas a las autoridades nacionales de los estados miembros. De momento, sólo se han sumado a la iniciativa unos veinte países, España entre ellos, pero la institución nace con vocación de totalidad. La propuesta alcanza de momento la persecución de delitos económicos pero no se descarta que se amplíe su competido para incluir, por ejemplo, delitos de terrorismo. La noticia es, en definitiva, una muestra más de que Europa avanza últimamente a buen paso, quizá porque ha perdido la rémora británica, si bien lo hace de modo todavía inaceptablemente lento: esta iniciativa fue lanzada en 2004 y todavía tardará unos tres años hasta que la decisión del Legislativo comunitario se convierta en ley operativa.

Fotos

Vídeos