LAS FIESTAS...

JAVIER CAMPOS RODRÍGUEZ - DIARIO DE UN HOMBRE LOCO

La pregunta fue -y estaba- clara. Las respuestas, no tanto. ¿Cuánto se gasta su municipio en fiestas? ¿Patronales? O no. ¿De verano? Y de primavera, de otoño y de invierno... fiestas populares, en general, que en La Rioja llega a haber pueblos con hasta tres y cuatro festejos y somos muy dados a San Tal y a Santa Cual. Sin mezclar churras con merinas, eso sí, así que no me cuente ni de cabalgatas de Reyes ni de desfiles de Carnaval ni de las actividades con que quieren animar la Navidad o Semana Santa, que luego pasa lo que pasa. Fiestas son fiestas. Nada es gratis. Y como usted bien sabe -y dice- orquestas y vaquillas se llevan el grueso del presupuesto. Pues eso, pues vale... Con la cifra basta. Nada cuesta tanto como que los ayuntamientos ofrezcan sin condiciones lo que se gastan en fiestas. Los hay que pecan por exceso, incluyendo hasta, literalmente, «los generadores de luz». Y los hay que lo hacen por defecto... ¿incluimos o no las subvenciones que reciben peñas y asociaciones para organizar actividades festivas?. «¡Ah, pero no me incluyas lo de la banda de música que el año pasado nos llovieron las críticas de que éramos unos despilfarradores!». Los hay que incluso prefieren guardar silencio o esperar a otro momento. Y en todos los grupos se incluyen quienes protestan porque «cada cual computa los gastos que le parecen» y, luego, «vaya usted a explicárselo al vecino, que le ha faltado tiempo para comparar». Dichosas comparaciones. ¿Cómo que estos se gastan más que los otros siendo muchos menos? ¿Sólo eso? ¿Dónde se dejan aquello? Nada cuesta tanto. ¡Y pensar que en mi pueblo llegaron a poner un folio mecanografiado detallando ingresos y gastos colgados de la puerta de cada comercio! Días de transparencia, sí; recurriendo al 'riojano': sí por los c...

Fotos

Vídeos