Explicaciones sin peso

Las explicaciones que el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Logroño, Miguel Sáinz, ofreció ayer sobre la falta de servicio policial de calle durante las dos noches del último fin de semana carecen absolutamente de peso como argumentación para una irregularidad de semejante trascedencia. Más allá de asumir cualquier responsabilidad directa o, como superior de terceros, indirecta, el concejal la descargó sobre el cuerpo de agentes y lo que denominó «conflicto sindical y de retribuciones salariales». «Simple y llanamente», quiso zanjar la cuestión. Mas no puede tenerse ni por tan simple ni por tan llano. Para aceptar «simple y llanamente» tal razonamiento habría que ignorar que el administrador dispone de recursos legales para corregir y sortear una iniciativa de semejante calado de los funcionarios para boicotear un servicio, por ejemplo. La realidad es que Logroño ha estado dos noches sin Policía Local y que el Gobierno municipal ha incumplido uno de los compromisos que tiene con los ciudadanos, el de garantizar la seguridad de la ciudad. Y si fuera serio pensar siquiera que la ciudad está segura sin que la Policía Local esté en la calle, como pretende el edil, cabría preguntarse a cuento de qué Logroño tiene una nómina de 230 agentes.

Fotos

Vídeos