Euro: menos ambición

España presentó ayer una propuesta de reforma del euro que huye de maximalismos y que se adapta como un guante a la posición alemana. En un ejercicio de realismo, pero también de renuncia, apuesta por profundizar en la Unión Bancaria con la creación de un fondo de garantía de depósitos mutualizado a varias velocidades y respaldado por un MEDE reforzado, que se convertiría en una especie de Fondo Monetario Europeo. Desaparece la ambición de contar con un Tesoro europeo y con los eurobonos, un activo que materializaría la solidaridad intraeuropea. Alemania y otros países del Norte creen que semejante figura relajaría las economías de los países del sur. Por ello, la reforma es relativamente débil aunque posea indudable entidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos