EL ESTRATEGA

MANUEL ALCÁNTARA

En una carta escrita a su militancia, el líder de ERC, ha anunciado que no optará a la presidencia del hipotético Gobierno catalán. Es un respiro que siempre nos viene bien cuando el agua, que no cae del cielo, nos tiene al borde de la sequía que no hemos declarado, pero que anuncian los grifos. Cuando no salga ni una gota, nos daremos cuenta. De momento, el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, que está encarcelado por decisión de la Audiencia Nacional, en Estremera, se ha erigido en el estratega de la llamada Esquerra Republicana de Cataluña, donde no abundan los republicanos de verdad, que somos todos los que apoyamos ese sistema, quiza ideal, mientras llegue, o no llegue, el relevo de la monarquía que nos ha salvado a todos, gracias a la prudencia del Rey, que aguanta carros y carretas y es el único que sabe estar en su sitio, aunque él no lo haya elegido, porque la Historia tiene sus acomodadores y las butacas están numeradas.

Desde el presidio, Oriol Junqueras, que está en la trena por decisión de la Audiencia Nacional, se ha erigido en el estratega. No está solo, sino en compañía de otros, y propone como cabeza de lista de su formación a Marta Rovira, además de tejer alianzas con los que le quedan en el telar. Siempre hay personas, a veces de buena fe y mejor esperanza, que, para arreglar las cosas, las ponen un poco peor de lo que estaban. Pasar por el mundo sin empeorarlo es una hazaña, pero los sabios dicen que fuera del sistema solar hay 3.000 planetas. ¿Cómo serán sus habitantes, si es que están habitados? De momento, los hoteleros catalanes piden ayuda porque a los hoteles no va nadie, excepto los porteros disfrazados de almirantes, que esperan en la puerta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos