España al fondo

Si consiguen buenos resultados en Cataluña, Ciudadanos y el PSOE pueden someter a Rajoy a un marcaje incómodo

Las elecciones catalanas del próximo jueves tienen una innegable trascendencia intrínseca puesto que, después del tormentoso 'procés' independentista y de la aplicación del artículo 155 de la Constitución, el electorado catalán deberá dar su propia y directa opinión, que será un dictamen sobre el comportamiento de los diferentes actores en este convulso desarrollo que nos ha traído hasta esta consulta anticipada. De que los soberanistas consigan o no la mayoría en votos y/o en escaños dependerá, como es lógico, la evolución del gran disenso que nos ha traído hasta aquí. Pero, además, es claro que lo que suceda en esas elecciones repercutirá sobre los equilibrios estatales, que son precarios en esta legislatura. Si se confirman las tendencias que se muestran en las encuestas -subidas fulgurantes de Ciudadanos con Arrimadas y del PSC-PSOE con Iceta; descenso del PP de Albiol y resultado mediocre de la coalición entre Comunes y Podemos de la mano de Doménech-, es evidente que el PP de Rajoy, que se propone agotar la actual legislatura estatal hasta que cumpla el cuatrienio en el 2020, estará sometido a un marcaje mucho más intenso e incómodo. En tales circunstancias, Ciudadanos aspirará al 'sorpasso' en el centro-derecha y el PSOE acariciará la expectativa de pasar de ser la segunda fuerza a la primera. Y el PP encontrará dificultades adicionales ya no sólo para cualquier desarrollo legislativo, sino también para sacar adelante los Presupuestos. La adversidad no pasará previsiblemente factura a Rajoy en el seno de su partido, ya que su liderazgo interno es sólido y carece de competidores. Pero sí podría tambalearse Pablo Iglesias en Podemos, cuya ambigüedad en Cataluña con relación a los independentistas no ha sido bien vista por una parte notable de su organización (Bescansa dijo lo que muchos piensan al respecto) y a buen seguro tendrá un alto coste en votos en el resto del España, donde la frivolidad de Iglesias ha molestado profundamente. En democracia, y especialmente en los estados compuestos, todo tiene que ver con todo, y aun sin apelar al efecto mariposa, es claro que unas elecciones parciales como las catalanas conmoverán los cimientos de toda la estructura política.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos