La enfermedad silenciosa y silenciada

La enfermedad silenciosa y silenciada

«Si queremos erradicar la hepatitis C es preciso un mayor esfuerzo en información y concienciación; urge un programa de cribado que detecte a todos los que no están diagnosticados para frenar la transmisión de la enfermedad»

La Organización Mundial de la Salud reconoce únicamente cuatro días de concienciación mundial dedicados a una enfermedad específica. Uno de estos cuatro días es el Día Mundial contra la Hepatitis. Se celebra el día 28 de julio de cada año y reúne al mundo bajo un único tema para crear conciencia de la carga mundial que conlleva la hepatitis viral y para generar un cambio real.

Lamentamos la nula atención que nuestra administración sanitaria ha dedicado a este día.

Según la Alianza Mundial contra la Hepatitis (World Hepatitis Alliance), la hepatitis viral es una de las causas principales de la muerte a nivel mundial, con 1,34 millones de muertes al año. La hepatitis B y la hepatitis C causan un 80 % de los casos de cáncer de hígado en el mundo.

La hepatitis viral es realmente una epidemia mundial que puede afectar a millones de personas sin que ellos lo sepan. En la actualidad, el 90% de las personas que viven con hepatitis B y el 80% de los que viven con hepatitis C no son conscientes de su condición. Esto puede tener como consecuencia el posible desarrollo de una enfermedad del hígado mortal en algún momento de sus vidas y, en algunos casos, pueden transmitir la infección a otros sin saberlo.

Es necesario que los gobiernos promuevan una mayor concienciación y entendimiento de la enfermedad y de los riesgos, así como acceso a diagnósticos y tratamientos más baratos.

Ahora estamos en un momento crucial gracias a la inclusión de la hepatitis viral en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la reciente adopción de la primera estrategia mundial contra la hepatitis. Ahora más que nunca se necesita el apoyo político. A menos que se actúe de manera inmediata, el número de muertes continuará aumentando y la epidemia seguirá creciendo.

En España, como en el resto de Europa, las hepatitis víricas más problemáticas son la hepatitis B (para la que hay vacuna) y la hepatitis C (para la que, desde hace 2 años, hay tratamiento con más del 95% de éxito). Afortunadamente, España ha dado un primer paso importante con el tratamiento de los pacientes que ya estaban diagnosticados. Como recordarán, diferentes colectivos de afectados de todo el país promovimos una gran movilización a nivel nacional. Se consiguió la aprobación del Plan Estratégico para el abordaje de la Hepatitis C.

A pesar de que el Plan Estratégico preveía hacer un estudio para saber realmente cuanta población hay afectada, dos años después, ese estudio todavía no ha concluido y se espera el avance de resultados a finales de este año 2017.

Nos satisface poder felicitar al sistema sanitario por el esfuerzo realizado para responder a una demanda de estas características. Las personas que hemos recibido el tratamiento somos muy conscientes de lo que significa tener un diagnóstico a tiempo. Los hepatólogos nos advierten de la importancia de la detección precoz de la infección y que es el momento de las campañas de prevención y búsqueda activa de personas afectadas para evitar cuanto antes la propagación del virus.

Estudios de la propia administración estiman que en España hay más de 790.000 personas afectadas (1,7% de población adulta). Por otra parte, se afirma que se han tratado a 74.000 pacientes.

¡¡Señores y señoras responsables de Sanidad!! ¿Son conscientes de que sus propios datos dan muestra del enorme trabajo que queda por delante?

Señora consejera de Salud de La Rioja, necesitamos que la hepatitis C deje de ser una enfermedad silenciosa y silenciada por el gobierno. Si queremos erradicarla es preciso un mayor esfuerzo en información y concienciación en la población, urge un programa de cribado que detecte a todos los que no están diagnosticados para frenar la trasmisión de la infección y sobre todo para evitar muertes innecesarias (recordamos que la muerte por hepatitis C es la primera causa de muerte por enfermedad infecciosa y supone más de 4.300 muertes anuales). Esperamos que pongan manos a la obra. Gracias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos