MÁS FUERA QUE DENTRO

MANUEL ALCÁNTARA

Nunca, por mucho hablar de la Justicia, ha sido mal año para los jueces y ahora están anunciando firmeza contra el referéndum ilegal. Se nos ha venido encima y vamos a comprobar su peso. El Govern tiene preparado, es un secreto a voces, la aprobación de las leyes de ruptura y ayer dio un paso adelante, sin considerar que el siguiente conduce al abismo. La receta para combatir el independentismo es buena, pero la enfermedad es todavía mejor: debemos tener firmeza si no deseamos pasar agachados el resto de nuestras vidas, que ya bastante jorobados estamos. En la apertura del año judicial comprobamos que hay muchas puertas cerradas, pero otras permanecen «herméticamente abiertas», que dijo aquel concejal de Cultura que presumía de hablar claro para que le entendiéramos todos. Situarse al borde de la legalidad tiene la ventaja de no tener claro si estamos más dentro que fuera o más fuera que dentro, que es el lugar de muchos españoles que seguimos siendo inmunes al fanatismo político. El artículo 155, más manoseado que usado, no suspenderá la autonomía, pero permitirá al Ejecutivo asumir consecuencias.

La Ley de Seguridad Nacional tiene previsto proteger los valores constitucionales, pero ignora cuál puede ser su precio. Ya sabemos todos que únicamente hay una cosa mejor que pedir justicia: no pedir nada. La ley del referéndum se aprobó ayer, rodeada de misterio, como otras leyes se rodean de sueños imposibles. La CUP, después de sumar a Junts pel Sí a sus inciertas posiciones, lo tiene previsto todo, menos el futuro. ¿Hasta dónde llegará la firmeza y no digamos la energía para proteger los valores constitucionales? En España imperan otros valores. La prueba es que hay 649 compatriotas que tienen más de 30 millones de euros de patrimonio, también más fuera que dentro. La envidia muerde, pero no come. Por eso está delgada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos