Crisis en Venezuela

La odisea del exalcalde de Caracas, Antonio Ledezma, quien ayer llegó a Madrid tras huir de su país, muestra cuál es la situación en Venezuela, donde el Gobierno y su presidente, Nicolás Maduro, se deslizan cada día más por la pendiente de la demagogia y la incompetencia. Ledezma fue recibido por el presidente Rajoy y el Gobierno está tomando un papel cada vez más relevante en defensa de los derechos democráticos en Venezuela. Mediadores de buena fe aún auspician un último intento de diálogo que debe empezar en la República Dominicana el 1 de diciembre. Pero el diálogo no suscita gran esperanza y el bloque central de la oposición, la Mesa de Unidad Democrática, lo estima inútil y, tal vez con razón, lo tiene por un artificio que el régimen utilizará sólo para aliviar su mala imagen y ganar tiempo. Todo esto coincide en el tiempo con la salida no solo de opositores que lo hacen clandestinamente, sino con miles de ciudadanos que carecen de lo más elemental y de los que tienen que cruzar a Colombia para ganarse el pan, además de los impagos parciales de su deuda externa: el régimen venezolano lleva al país a un desastre sin precedentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos