Cri, cri

FÉLIX CARIÑANOS

No me extrañó para nada la noticia que leí el sábado pasado en el suplemento Degusta La Rioja acerca de que en breve van a comenzar a venderse en España barritas energéticas con harina de grillo; también se afirmaba que ya se habían elaborado y sacado al mercado «galletas, bizcochos e incluso crepes», con aceptación general por parte del público. Apelo a mi no extrañeza porque a cualquiera de nosotros se le ocurre eso de que existen otros países y, por eso mismo, cada uno de ellos practica variedades alimenticias y gastronómicas distintas de las nuestras.

Usted, que acaso haya nacido en un pueblo y por edad alcanzó aquella época eminentemente agrícola, habrá conocido a personas que comían culebras, gardachos (=lagartos) y topos, por ponerle solo tres ejemplos. En mi ciudad natal a Vistalegre lo pilló la pareja de la Guardia Civil un día veraniego en la era zampándose una serpiente asada y lo amonestaron porque cantaba entusiasta aquello de «Lucharemos todos juntos, / todos juntos en unión, / defendiendo en la era / la alubia y el caparrón». A mi padre lo he visto comer el gardacho con patatas que le cocinaba mi madre, mientras que un servidor era muy aficionado a jamar topos de agua, una carne deliciosa. Estos tres animales citados siempre han llevado fama entre los agricultores de ser muy selectivos en cuanto a alimentos.

En esta bendita tierra podemos echar mano con facilidad de la muy sugestiva literatura de nuestros cronistas de Indias, encomenderos, relatores, misioneros que testimonian la pantofagia de los indígenas, aficionados a manducar, crudos o asados, lagartos, lagartijas, salamanquesas, culebras, perros, topos, ratas, escorpiones, huevos de hormigas y de moscas, arañas, piojos, pulgas, gusanos, pastel de lombrices y bastantes más delicadezas que citar podríamos. El lector habrá observado que algunas de ellas coinciden con las degustadas por Vistalegre, mi papá y yo mismo.

Prosiguiendo con el tema alimenticio, el miércoles anterior Diario LA RIOJA abría portada con el dato proporcionado por el Ministerio de Agricultura en el sentido de que esta comunidad autónoma es la última en cuanto a consumo de verduras y frutas. Ello llamaba la atención de la nutricionista y dietista Paula Fernández Giménez; «Algo estamos haciendo mal», titulaba su escrito; con las maravillas de esos géneros que se cultivan en esta tierra... El médico pamplonica Francisco Abad Alegría, en su libro «Cocinando a lo silvestre», hasta llega a citar mermeladas, buñuelos y vinagres con pétalos de rosa. Menciono esta flor porque va acercándose nuestra fecha, la del Día de los Enamorados.

En definitiva, mentalícese porque nos vienen nuevas ideas nutricionales. Y ojo con degustar de sopetón en un restaurante esas barritas energéticas con harina de grillo; pruebe antes en casa, no vaya a resultar que las tripas le empiecen a hacer cri, cri y se unan al ruidito de los móviles abiertos y así se convierta usted en el centro de atención de los sorprendidos comensales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos