La Virgen del Monte de Cervera es basílica menor

JAVIER OSÉS ZORZANO

En la edición del pasado día 7 de septiembre de Diario La Rioja se informaba de la agregación de la ermita de Santa María de la Plaza de Santo Domingo de la Calzada, a la basílica papal de Santa María la Mayor de Roma.

La ermita calceatense se convertía así en basílica menor y en ella se puede ganar desde entonces la indulgencia plenaria en las mismas fechas y con las mismas condiciones que en la también llamada Basílica Liberiana.

En la crónica se afirmaba que éste es el primer templo riojano en recibir esta distinción.

Quiero decir que el dato no es correcto. En la localidad riojana de Cervera del Río Alhama podemos encontrar una hermosa ermita conocida como basílica de la Virgen del Monte. Esta ermita fue agregada a la basílica patriarcal de Santa María la Mayor de Roma en el año del Señor de 1742. El cabildo de la dicha basílica concedió esta agregación a instancias de D. Gabriel Ortíz de Zarate, a la sazón agente fiscal del Real y Supremo Consejo de Castilla, natural de Cervera del Río Alhama.

Los orígenes de esta ermita-basílica se hayan envueltos en la leyenda romántica de Fortún y Zara, que publicara en su día el novelista cerverano Manuel Ibo Alfaro (1828-1885), «La bandera de la Virgen del Monte» y «La mora encantada».

En ella se custodia una de las más bellas imágenes románicas de la Virgen con el Niño que se pueden encontrar en La Rioja. Asímismo, en ella cada año se renueva, el día de la Ascensión, la Tradición de la Bandera. Consiste en que una joven cerverana, que ha de ser soltera, representando a Zara, coloca en el tejado de la Basílica una bandera blanca en la se han bordado o pintado una cruz azul y el anagrama de María y que ha de campar allí hasta el siguiente año en la misma festividad. En la actualidad hay una lista de espera de más de doscientas candidatas para poner la bandera

Sirva esta aclaración para dar a conocer a los lectores algunos de los tesoros espirituales y culturales que encierra este rincón de La Rioja fiel custodio, hasta el momento, de sus tradiciones y poco conocido por el resto de los riojanos.

Fotos

Vídeos