Viajar para comparar

JOSÉ-RAMÓN MONGE UGARTE

Pipaón y Páganos pertenecen a la provincia de Álava y se encuentran a uno y otro lado de la Sierra de Cantabria. Son dos aldeas conocidas de antiguo y que acabo de visitar. Da gusto pasear por ellas, por su calidad de vida, por su hábitat, por el cuidado de calles y jardines... Mi pueblo, San Vicente -sonserrano como Páganos pero perteneciente a La Rioja- se encuentra en mucha peor situación a pesar de tener más habitantes. Quitando la Plaza Mayor, que es estupenda, y la calle principal, el resto o la mayoría de sus rúas están llenas de parches y remiendos y sin adecuar a los actuales parámetros de cualquier poblado que se precie.

Viajar es, entre otras cosas, comparar. Y esos pueblecitos alaveses nos ganan por goleada. ¿Por qué será? Porque funcionan mejor, que sí; porque tienen privilegios, que también; ¿por algo más? Y conste que sé apreciar el trabajo y el esfuerzo de nuestros ediles y sé que nuestra decadencia no es de ahora sino que viene de lejos; y también que nuestro castillo y su entorno, mejorado y restaurado notablemente y orgullo de todos nosotros y de La Rioja entera, presenta muchas dificultades para vivir a su vera. He dicho decadencia y quiero añadir que va unida al éxodo rural que, como tantos, padecemos pues estamos a punto de que nuestro censo baje de mil habitantes. ¡Ay!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos