Tinieblas y luz

GERARDO VILLAR

Este Ebro nos trae mañanas de intensa niebla que nos impide ver mucho más allá de nuestra propia persona. Estamos lejos y no conocemos ni podemos ver lo que ocurre a cierta distancia o lejos.

Así me parece ese dato de que el 1% de la humanidad tiene el 81% de las riquezas del mundo. Igual estoy yo metido en ese 1%. No lo creo, pero sí que dentro de cierto círculo de bienestar. Quiero salirme para ver con claridad la realidad. Y agradezco -con dolor- el que haya personas que físicamente la muestren, como son ciertos hombres y mujeres pidiendo por las calles con su letrero. Y las ONG que me traen noticias de la pobreza y de la miseria del mundo. Y noticias que se escapan desde el mundo marginal y pueden penetrar en nuestros ojos. Y algunos programas de los medios de comunicación que nos dan esos informes. Todo ello es luz en medio de la niebla y de las tinieblas. Lo agradezco porque es terrible el que estemos viviendo en ese mundo privilegiado y así no nos quedemos dormidos.

Cada vez que hay una campaña en favor de personas marginadas es un aldabonazo, un foco que nos ilumina. Ojalá nos dejemos alumbrar y salgamos de las tinieblas. Lo que ocurre es que al ver la realidad de ese 20% de la humanidad terriblemente empobrecida, me inquieta la conciencia. Gracias porque no me permitís dormirme. Porque hay tanta niebla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos