Tics lingüísticos

JOSÉ RAMÓN MONGE

Hay tics físicos y tics lingüísticos. Las personas afectadas por aquellos hacen a menudo gestos involuntarios que llaman la atención del personal y que pueden consistir en mover un hombro, hacer guiños con los ojos, levantar un párpado,estirar el cuello... Pero yo llamo tics lingüisticos a los que hacen al hablar repeticiones innecesarias que llegan a cansar, a aburrir y que denotan poco dominio del idioma o poca cultura o quizá repeticiones involuntarias, tics. Por ejemplo aquel -o aquella- que termina cada párrafo con un «¿no me entiendes?»,«¿me has entendido?», «no sé si me termino de explicar»... Pero como estoy en viaje turístico y tengo que oír a guías y a cicerones de diversa índole, me encuentro con una palabra que en mi niñez apenas existía y que ahora se repite en demasía incluso por personal dedicado a la enseñanza. Me refiero a la voz «vale», con que terminan cada párrafo venga o no venga a cuento. Soy lector de prensa y me alegra ver que cada vez se da más cabida en sus páginas a los problemas del lenguaje. Y es que la lengua -el castellano en nuestro caso- es una herramienta de gran valor y de gran belleza y como tal herramienta debemos tender a manejarla bien, a mimarla incluso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos