Softwaresversus trabajo

VICENTE PALACIOS ASUNCIÓN

Me gusta estar al tanto de las novedades tanto de ciencia como de tecnología, pero he visto algo últimamente que me ha puesto los pelos de punta: existen, hasta donde he leído, dos prototipos, y , que son unos auriculares inalámbricos que con tan sólo colocarlos en el oído son capaces de traducir, en tiempo real, la friolera de hasta treinta y siete idiomas; si el hablante de otra lengua lleva insertado otro dispositivo, se le traducirá, igualmente, a su lengua materna.

Me pregunto, cuando se comercialicen, qué será lo que ocurra con los profesores, las academias, las Escuelas Oficiales..., que se dedican a enseñar idiomas; y no quiero ni pensar en las salidas profesionales de los futuros filólogos. ¡Y lo que me reía yo leyendo al novelista visionario Douglas Adams, y su , en la «Guía del autoestopista galáctico»!

¿Será lo próximo un que, mediante algoritmos, tras formular una serie de preguntas en causas criminales a investigados, testigos, acusadores y profesionales forenses, y tras implementar programas estocásticos periciales, impriman en papel oficial un veredicto inapelable, por perfecto e irrebatible?

No hablemos ya de los robots que han ido sustituyendo , a la mano de obra; por eso ahora se nos quiere «vender» nuevas profesiones, y hacer de la creatividad humana y el emprendimiento la panacea para lograr un empleo de calidad.

Estoy seguro de que ingenieros inventarán programas, y a su vez éstos crearán otros, mucho más creativos que los ideados por la inteligencia humana. Ni los profesionales del ni del , ni artesanos, ni trabajadores cuyo capital es la mano de obra, deberían quedarse impasibles, pero... No quiero ser agorero, ni vidente, pero preveo oscuro futuro a las nuevas generaciones. Yo no tengo soluciones, pero ojalá a alguien con gran peso específico se le ocurra algo: somos muchos millones de personas que tenemos la costumbre de comer todos los días, al menos..., aquí.

Desde ahora voy a estar más al tanto del arte, música y literatura: para no perder la esperanza.

Fotos

Vídeos