Sobre la gratuidad de los libros de texto

ANDRÉS FERNÁNDEZ

Parece que tenemos otra vez sobre la mesa el asunto de la gratuidad/préstamo de los libros de texto. En el lado opuesto, la subvención para su compra por parte de las familias. Chocolate para todos frente a un sistema de ayudas que solo beneficia a las editoriales. En las trincheras, aplicando la lógica en la situación económica actual, muchas asociaciones de padres y madres de alumnos y ONG organizando sistemas de entrega y recogida gratuita de libros ya utilizados.

Desde la distancia lanzamos una propuesta. Que los libros, la primera vez, los compre la Administración. Que se mantenga el sistema de petición de ayudas para que el gasto sea proporcional a los ingresos.

Quedarían de este modo tres grupos de familias: uno, el de quienes decidan no pedir ayuda, que financiarían íntegramente sus libros; dos, el de quienes tengan derecho a una ayuda parcial, que pagarían al centro un 'alquiler' anual, por ejemplo de 50 euros (este importe requeriría de un estudio de viabilidad económica mayor); y tres, el de quienes tengan derecho al total de la ayuda no pagarían nada y tendrían los libros en préstamo.

Los colegios, con el dinero de aquellos que pagan un 'alquiler', podrían ir reponiendo los ejemplares que se fueran estropeando por el uso y lo harían a través de una convocatoria de adquisición anual donde la administración negociaría un precio justo de compra por volumen. La compra podía hacerse en cualquier librería asociada al sistema.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos