Sobre la ermita de Cihuri

NEFTALÍ ISASI

Visto lo publicado en la sección de Cartas al Director del Diario LA RIOJA el pasado día 8, sobre una nueva inversión en Cihuri, me gustaría hacer algunas reflexiones:

1.- No habría estado mal que el firmante de la carta, por lealtad a su pueblo, durante los dos años que el proyecto de la nueva ermita ha estado en exposición pública, hubiera presentado en el Ayuntamiento cualquier opinión personal al efecto, en lugar de acudir directamente a los medios de comunicación, no solamente para criticar al alcalde, que es lo de menos (esto va en el cargo), si no, lo que es más grave, poner en cuestión al presidente del Gobierno de La Rioja y al consejero de Fomento, que han favorecido a Cihuri con una ayuda de más 200.000 euros. Aquí se podría recordar el refrán «no muerdas la mano que te da de comer».

2.- De acuerdo con la autonomía municipal que la Constitución reconoce a los municipios, el Ayuntamiento de Cihuri establece libremente sus prioridades de inversión, con arreglo a sus criterios, oídas las demandas mayoritarias de sus vecinos, por lo tanto, el presidente del Gobierno y el consejero de Fomento no han hecho otra cosa que respetar la citada autonomía municipal y las decisiones del Ayuntamiento de Cihuri.

En el cerro de la Esclavitud, además de una granja con sus correspondientes fincas, en la Edad Media existía una ermita donde se daba culto a la Virgen de la Esclavitud, todo ello, propiedad de los Monjes de Herrera, quienes en el siglo XVI la entregaron a los monjes de San Millán de la Cogolla desde el siglo X a cambio de la granja de Ternero.

En el año 1633, con la Esclavitud incorporada al Señorío de Cihuri y San Millán, al finalizar su mandato, el Abad de San Millán, fray Benito González, natural de Bargota (Navarra), se establece en la Esclavitud, reconstruye de nueva planta la ermita y otras dependencias, funda la Cofradía de los Esclavos de María, y tras más de 40 años retirado en la Esclavitud, muere a los 86 años, en julio de 1673, y es enterrado en la propia ermita.

En este sentido se justifica la construcción y rehabilitación de este complejo histórico-cultural, patrimonial y religioso, en este fantástico paraje de la Esclavitud, al sur de los Montes Obarenes. Aquí se asientan buena parte de nuestras raíces, nuestra historia como pueblo y nuestra cultura, vinculadas a San Millán de la Cogolla (Patrimonio de la Humanidad).

Esta no va a ser una ermita clásica, va a ser una edificación singular, en forma de guardaviñas situada en lo alto del cerro, desde donde parecería hacer de vigía de todo este gran paisaje de los viñedos de Cihuri.

Así mismo, junto a la ermita, se construirá también un edificio auxiliar de unos 50 metros cuadrados de planta, que sustituirá a la vieja «caseta» existente y dará servicio a los vecinos del pueblo, y a cuantos visitantes se sientan atraídos por la belleza del lugar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos