En septiembre u octubre

ESTHER NOVALGOS LASO

Según informaron en su día varios medios de comunicación (incluido el buzoneado 'De buena fuente') septiembre u octubre serían los meses previstos para deshacer el gran entuerto cometido en la célebre, por su desastrosa construcción, Plaza Primero de Mayo.

El primero de los meses ha volado y, al segundo, poco camino le queda ya por recorrer.

Mi pregunta es concreta. ¿Continúa dicha previsión vigente? Ese es el gran dilema que se plantea el vecindario (yo entre ellos) e incluso los visitantes que, al comprobar 'in situ' lo desastroso del claramente malquerido parque, se solidarizan con el deseo de quienes reclamamos un aspecto algo más digno para él.

Basta un mínimo sentido de la estética para, ante la visión de tamaña fealdad, quedarse atónito.

Tubos de cobre retorcidos y montañas de goma amalgamada y sucia, dan aspecto al ya nombrado erial. Y según la hemeroteca cuenta, la prometida reforma está al caer.

¿Debemos dar por buena la promesa? En principio, apostaremos por el sí. Tiempo al tiempo.

Fotos

Vídeos