Referentes éticos

SUSO MADRID

Con toda la cautela que el caso requiere, para muchos la detención del presidente de la Federación Española de Fútbol no ha sido una sorpresa. Está siendo investigado por el Tribunal Administrativo del Deporte, fue imputado en su día por un delito de prevaricación, y su gestión al frente del máximo organismo del fútbol español, durante los últimos 29 años, ha adolecido de falta de transparencia. Aunque el fútbol sea uno más ante la Ley, no es exactamente un asunto más, por la repercusión social que alcanza y los referentes éticos en los que se convierten muchos de quienes lo protagonizan. Quienes juegan y quienes tienen la responsabilidad de dirigirlo deben entender esto. El fútbol profesional se ha convertido en industria del espectáculo, pero tiene un ineludible aspecto moral.

cartas@larioja.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos