Polémica sobre el cambio de sexo

TEODORO ALESÓN LAS HERAS

He leído en este periódico que se ha aceptado a trámite una ley para que el cambio de sexo sea gratuito. No tengo nada en contra de este colectivo, pero tengo claro que los recursos de que se dispone se deben utilizar priorizando verdaderamente las necesidades. En la actualidad, parejas de mayores con ingresos menores de 800 euros hay muchas que por su estado de salud tienen que pagar 20 euros todos los meses en medicamentos; todos los tratamientos bucales, incluidas prótesis, no tienen cabida en la sanidad publica, igual que cualquier sistema de corrección de la vista, como gafas u operación. Además, hay tratamientos recomendados por los médicos que evitarían contraer graves enfermedades que solamente se los pueden permitir quien dispone de recursos para sufragarlos.

Todos los políticos que han apoyado esta proposición de ley (por cierto no ha tenido ningún voto en contra) consideran prioritario el cambio de sexo a las otras realidades. Lo justifican con el progresismo. O sea, es más progresista un Estado que sufraga el cambio de sexo mientras permite que sus mayores estén en situación cercana a exclusión social. En mi opinión, cada euro que cobran estos políticos no lo están 'robando' a los ciudadanos, ya que sus decisiones van encaminadas a conseguir votos y les importa un carajo los ciudadanos, son más importantes los grupos de presión.

No digo que este tipo de tratamientos estén fuera de la sanidad pública, lo que digo es que en estos momentos hay necesidades mucho más prioritarias que ésta. Cuando éstas estén sufragadas, adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos