Paro y revolución digital

JOSÉ RAMÓN MONGE UGARTE

El paro es ya una terrible y endémica plaga que tenemos en España con múltiples efectos perniciosos: dificultades económicas, desestructuraciones familiares, pérdida de culturas múltiples, autoestima de los afectados bajo mínimos, etc., etc. Pero me temo que por muchos esfuerzos que hagan los gobiernos -que deben hacerlos- el paro va a seguir existiendo si no creciendo y ello porque vivimos una verdadera revolución que se llama la revolución digital. Y ay de los jóvenes, de las familias, de las empresas que no entren en este mundo.No harán carrera. Cada vez habrá menos ofertas de trabajo. Ya trabajan los ordenadores. Oficinas que cierran, empleados despedidos, ausencia de posibilidades para los que no dominen ese mundo de máquinas, de hardware y de software.Y hablo de los jóvenes porque los jubilados como yo poco y mal empleamos esas nuevas técnicas. No nos son estrictamente necesarias. Nos defendemos como podemos sin urgencias ni necesidades imperiosas.

Por cierto, no me gusta ver a los jóvenes, incluso niños, obsesionados todo el día con sus móviles, tabletas o instrumentos al uso aunque, eso sí, me asombra verlos dominar esos procedimientos con los que yo me encuentro torpe y remiso. Con eso y con que se apliquen en inglés quizá tengan un camino abierto de cara al futuro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos