Nuevos propósitos para el 2018

AMELIA GUISANDE GONZÁLEZ

Acabamos de festejar la despedida del 2017 y con emoción siempre nueva, nos adentramos en el Nuevo Año, dándole la bienvenida en un clima de alegría y optimismo.

Para todos el comenzar a escribir las primeras páginas en blanco del recién estrenado 2018, representan una novedad. Estimo también que en muchas personas persiste todavía la motivación de plantearse propósitos nuevos, con la clara intención de llevarlos a la práctica en los meses venideros.

Mi experiencia me ha enseñado que éstos deben tener un alcance modesto, y así la posibilidad de darles realidad debe estar a nuestro alcance, para que su logro sea posible, con el consiguiente aumento de la confianza en nosotros mismos, y en nuestras posibilidades. De no suceder así, nuestra voluntad quedaría atrapada de nuevo en el círculo del fracaso y de la debilidad.

Dejándome guiar por el optimismo, me gustaría que las actitudes para comprender la realidad política de nuestro entorno, tuviesen una clara disposición a entender aquellos puntos de vista que, no siendo coincidentes con los nuestros, no podemos sin embargo desechar ni tampoco negarles su sentido y su significado.

A nuestro presidente Mariano Rajoy, a quien respeto y valoro dada la actual situación política, vengo escuchándole en sus comparecencias ante la prensa, que la adopción por su parte de determinadas medidas son una respuesta que no hace sino reflejar el llamado sentido común o buen sentido. Ya Descartes, en la primera parte del , sostenía que el sentido común era de las cosas mejor repartidas del mundo, y que la diversidad de nuestras opiniones no provenía de que unos fuésemos más razonables que otros, sino de la dirección que tomaba nuestro pensamiento.

Ante esto, yo me pregunto: ¿Por qué nuestro presidente no aprovecha ese intercambio de opiniones que le llegan en sus reuniones con la prensa, y trata de fomentar el debate en lugar de zanjarlo? Creo sinceramente que sería enriquecedor para él, y le serviría de ayuda a la hora de diseñar formas novedosas que condujesen hacía la solución de los problemas planteados.

Sin duda su visión sobre la realidad quedaría más enriquecida, pero al mismo tiempo le permitiría introducir cambios y modificar algunos propósitos fácilmente asumibles de cara al Nuevo Año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos