El 0,25 es una mierda

F. JAVIER GRANDA LOZA

La semana pasada se realizaron dos convocatorias de protesta contra el ridículo incremento de las pensiones para el 2018. La primera, el lunes 15 en la plaza del Ayuntamiento de Logroño; y la segunda, el jueves 18 frente a las dependencias de la Seguridad Social en la calle Sagasta.

Tengo que manifestar mi desacuerdo con ambas convocatorias. En el primer caso, porque nadie firmaba la misma y una vez allí hubo que improvisar qué hacer, al margen de que nadie asume la responsabilidad de la concentración ciudadana.

Y en el segundo caso, porque que se realizó sin la unidad de acción necesaria para que la concentración fuera potente y, por tanto, efectiva ante el Gobierno de España del PP.

Pueden entenderse diferencias entre organizaciones sindicales en el seno de las empresas, ya que estamos sometidos a procesos electorales que determinan la representatividad sindical. Pero en el caso de los jubilados y pensionistas, no. Estamos fuera de las empresas y nuestra reivindicación es universal.

Por ello, nuestro problema actual como pensionistas debe ser tratado en unidad de acción de todas las fuerzas sindicales, o al menos de las más representativas. Puede interpretarse que hacer lo contrario es arrogarse un protagonismo que es de todas y todos.

Espero que los más de 30.000 pensionistas que residen en Logroño, hagan un esfuerzo y acudan a las convocatorias en defensa de sus intereses, de lo contrario estarán dando por bueno lo que hacen con todos nosotros y nosotras.

Termino con dos eslóganes que hemos cantado en sitios distintos debilitando el esfuerzo. Por tanto, ruego que la próxima convocatoria sea unitaria y podamos decir todos y todas: «Manos arriba, esto es un atraco» y «El 0,25 es una mierda».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos