Mariano, ven en tren

JUAN ANTONIO DE LUIS GÓMEZ

Hola, señor presidente, soy Logroño. Le escribo estas líneas porque me encuentro muy mal comunicado, como toda La Rioja, con el resto de España. Dado que próximamente, con motivo del desfile por el Día de las Fuerzas Armadas, esperamos su visita, le rogaría que viniese en tren a tal evento. Así entendería empíricamente mi lamentable situación.

Lo sosegado de este viaje le permitirá apreciar el paisaje riojano, vislumbrando en esas casi cuatro horas del recorrido los viñedos que dan fruto a nuestro apreciado vino, o los frutales de las magníficas peras de Rincón de Soto; aunque, por mucho que mire y fuerce la vista, no encontrará aguacates.

Me he tomado la libertad de mirar los horarios de los trenes para ese día. Lamentablemente, le viene un poco justo, llegaría más bien tarde que pronto a los actos, así que es mejor que salga el día anterior de Madrid y pernocte en Logroño. Con este viaje verá y sufrirá la verdadera realidad de La Rioja, que es ésta y no la del AVE.

Sin otro particular, señor presidente, permítame que le pida con esta fórmula tan coloquial de 'Mariano ven en tren', que llegue a esta ciudad por este medio de loco-moción y no desespere durante el trayecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos