El honor de Rajoy y su presencia durante la moción

AMELIA GUISANDE GONZÁLEZ

«Ha sido un honor servir a mi país, no cabe honor mayor». El sentido de estas palabras escogidas por Mariano Rajoy y pronunciadas desde la tribuna del Congreso como despedida, son un reflejo de su fidelidad y de su servicio público a España.

Dicho esto, me he preguntado también por el peso que ha tenido esta convicción en su decisión de permanecer ausente de la Cámara durante la segunda parte del debate de la moción de censura. Entiendo que, cuando todos conocimos a través de Aitor Esteban la decisión adoptada por el PNV de otorgar sus votos al líder del PSOE, una vez que éste prometió respetar los presupuestos aprobados por el Congreso, se le hiciese muy cuesta arriba seguir ocupando su escaño del banco azul. Mas con todos mis respetos por esa decisión, creo que debería haber permanecido en el hemiciclo hasta culminar el debate por su propia dignidad y también por respeto a su trayectoria y a la propia Cámara.

Sin duda el saber responder a situaciones complicadas y duras representa también un ejercicio de la más alta generosidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos