En honor de Melchor Rodríguez

JOSÉ ÁNGEL ARGÜESO JIMÉNEZ.

El pasado lunes 4 de diciembre se presentó en el Centro Cultural de Ibercaja de la calle Portales de Logroño la novela de Joaquín Leguina y Rubén Buren 'Os salvaré la vida'.

En ella se relata la vida del anarquista Melchor Rodríguez, una de las pocas personas de nuestra Guerra Civil que merece ser recordada. Nombrado director de prisiones, defendió heroicamente de las ejecuciones extrasumariales a los prisioneros bajo su cargo. Rubén Burén, anarquista también y bisnieto de Melchor, glosó la figura de su bisabuelo.

Desde posiciones políticas diferentes a las suyas, uno no puede sino sentir un profundo respeto por quien demostró una tan alta exigencia ética y un valor tan admirable. Se echaron a faltar en la presentación a los políticos de nuestra región. Allí deberían haber estado representantes de todos los partidos para rendir homenaje a un hombre íntegro.

Pero el sectarismo de esta España nuestra volvió a dejar huérfano a Melchor: unos porque no lo consideran de los suyos; otros porque su izquierdismo es solo odio a la derecha. También debieron estar tantos jóvenes anarquistas para los que el anarquismo no es más que un narcisismo autocomplaciente. Habrían aprendido mucho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos