Gracias por un trato profesional y humano

VÍCTOR NARRO HERNANDO

Perder a un marido y un padre es un difícil trance que cuesta asumir. Pasar tres semanas tratando de superar un grave infarto cerebral es muy duro y más si al final no se consigue. Pero todo esto puede ser más llevadero si los profesionales a los que encomendamos el cuidado de nuestros seres queridos no sólo son auténticos y verdaderos profesionales sino que además atesoran una riqueza personal enorme y se comportan con una humanidad, cariño y cercanía absolutamente extraordinarios. Este es el caso de todo el personal de la Unidad de Ictus y Servicio de Neurología, en la cuarta planta del Hospital San Pedro de Logroño.

Todos, cuadro médico, enfermeras y enfermeros (recuerdo especialmente a Rubén y a Marta), auxiliares, celadores, personal del servicio de limpieza, en fin, todos, absolutamente todos se han desvivido estas tres durísimas semanas por atender a nuestro enfermo de modo admirable. Asimismo, el trato que nos han dispensado a los familiares, más aún en el momento del fallecimiento, ha sido exquisito.

Queremos agradecer de todo corazón a través de estas líneas su ejemplar comportamiento, su profesionalidad y sobre todo su enorme humanidad; todo ello dice mucho de su gran calidad como personas.

Sólo podemos deciros una cosa: gracias, gracias, gracias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos