Excedencias voluntarias

MARA CAÑIZARES.

Soy una mujer de 35 años que todavía no tiene claro si quiere o no tener hijos. Esa difícil decisión que toda persona en un momento determinado de su vida ha de plantear, pensar y ejecutar como considere oportuno. Lo que sí que me gustaría es tener «oficialmente» otras opciones a esta edad como poder elegir un periodo de excedencia voluntaria y que, socialmente y sobretodo profesionalmente, estuviera mejor aceptado. Uso las comillas porque, aunque en el estatuto de los trabajadores o en los convenios colectivos tengan reservado un apartado para ellas, a la hora de la verdad todo son obstáculos para la persona que quiere disfrutarla. Según el Art.46 del Estatuto de los Trabajadores: «Todo trabajador que tenga un año de antigüedad en una empresa tiene derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria por un plazo no menor a cuatro meses y no mayor a cinco años». Durante el periodo de excedencia el trabajador no percibe ningún salario. En este tipo de excedencia el trabajador conserva sólo un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa. Sobre este último punto es el que me gustaría centrar mi atención ya que, no me parece justo tener solamente una preferencia en el reingreso y que no te aseguren tu puesto de trabajo. Al menos en las excedencias voluntarias que duren de 4 a 6 meses podrían guardarte el puesto de trabajo como lo hacen en las excedencias de maternidad. De esta manera habría más igualdad y otras alternativas, no solamente para las mujeres que no quieren ser madres sino también para los hombres. Los tiempos cambian y con ello la inquietudes y objetivos en la vida que quieren conseguir las personas. Cada vez es más fácil, asequible y, en consecuencia apetecible viajar, conocer otras culturas y abrir la mente hacia nuevas experiencias. La vida es demasiado corta como para hacer siempre las mismas rutinas así que tener la opción de un pequeño oasis temporal en el trabajo, sin riesgo a perderlo, considero que sería una gran motivación personal para los trabajadores.

cartas@larioja.com

· Las cartas no deberán superar las quince líneas (1.000 caracteres con espacios) y tendrán que incluir el nombre, apellidos, dirección y un número de teléfono del remitente. Diario LA RIOJA se reserva el derecho a extractarlas. Correo
cartas@larioja.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos