La ermita de Cihuri, el alcalde y nuestro dinero

ARTURO ORTIZ RUIZ

Hace dos o tres años se le metió en la cabeza al señor Neftalí Isasi, alcalde de Cihuri, la construcción de una ermita en forma de guarda viñas y con una cruz de unos 20 metros de altura en el Cerro de la Esclavitud, donde se celebra cada 15 de mayo la festividad de San Isidro con una romería en la que se lleva hasta allí a san Isidro y a la Virgen de la Esclavitud.

En la actualidad, dicho paraje presenta un estado magnifico para pasar un día de campo. Tiene, incluso, un altar de madera cubierto con techumbre donde se colocan las imágenes el 15 de mayo y se celebra una misa campestre. A mi entender, tal y como está es más que suficiente.

Cuando se nos dio a conocer a los vecinos la construcción de la ermita, sobre mayo 2016, la idea parecía ser financiarla con aportaciones y donaciones anónimas o personales (sobre 100.000 euros, creo entender). Hasta ahí, nada que objetar. Pero parece ser que los donativos no daban para mucho y las prisas del señor Isasi por hacer la obra le llevaron al Gobierno de La Rioja. Como nos temíamos, el 28 de abril leo en la prensa (y me lleno de indignación) que le sueltan 195.000 euros, el 90% del presupuesto total, que ahora asciende a 216.000, y que vamos a pagar todos los riojanos de nuestros impuestos.

Señores Ceniceros y Cuevas, ¿tanto dinero sobra como para pagar las ocurrencias del señor Isasi? Porque, a mi entender, esta obra no es una de las principales demandas del municipio y sí de su alcalde, por sus prisas en hacer nuevas obras y colocar la placa de inauguración. Seguro que la iglesia del pueblo tiene más necesidad de mejoras y arreglos.

Señores políticos, a muchos nos supone un gran esfuerzo poder pagar los impuestos. No malgasten nuestro dinero. Además, a la Virgen de la Esclavitud, para ser venerada, no le hace falta ninguna ermita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos